martes, 20 de diciembre de 2016

Solsticio de invierno 2016

El miércoles 21 de diciembre es el día del solsticio de invierno (de verano en el hemisferio austral). Según el Observatorio Astronómico Nacional, ocurrirá a las 11.44 h de hora oficial peninsular y dará entrada a un invierno boreal que durará 88 días y 23 horas. Durante esta estación, el cielo del amanecer estará dominado por Saturno y Júpiter, y el del crepúsculo, por Marte y Venus. La noche del 10 al 11 de febrero se producirá un eclipse penumbral de Luna, y el 26 de febrero, un eclipse anular de Sol (sólo perceptible en Sudamérica, África y la Antártida).

En el tiempo en que se celebra la Navidad cristiana y la Hanukkah o fiesta de las luces hebrea, los romanos festejaban el Dies Natalis Solis Invicti, el festival del nacimiento del Sol invicto, concretamente entre los días 22 y 25 de diciembre. Se trata de un Sol que nace de nuevo, regenerado y vigoroso como todo lo joven y que es entronizado como astro rey de una nueva época (un año lo es a la escala de nuestra vida) en la que todo resulta posible, hasta la Paz y el Amor que nos deseamos insistentemente en estas fechas. Y resulta significativo que sea el anciano Saturno, el regente de la Edad de Oro que alguna vez ha vivido la Humanidad y de las Saturnalia o Saturnales que preceden a las fiestas solsticiales en el calendario de la antigua Roma, quien de paso a este nuevo ciclo.

Las fiestas en honor a Saturno se celebraban originalmente sólo durante el día 17 de diciembre, pero más tarde se extendieron hasta el día 23. Se iniciaban con un rito de liberación del dios en el templo que le estaba dedicado en Roma: la estatua de la deidad, envuelta durante todo el año por una cinta de lana que la oprimía, era liberada de ésta y ello suponía el comienzo de un periodo en que la actividad pública se interrumpía y el orden de la sociedad quedaba trastocado. Los esclavos se sentaban en la mesa de sus señores y éstos accedían a servirles, pues nadie podía ser discriminado durante las Saturnales por su condición de siervo. La alegría general y el libre gozo se presentaban en un tiempo todavía oscuro como presagio del ciclo luminoso por llegar.



 Helios y Mitra tauróctono, dos aspectos del Sol invicto. Museos Vaticanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada